back

Depresión

¿Sabías que de cada 100 personas que tienen depresión y que no se tratan o se tratan en forma inadecuada, 15 terminan quitándose la vida?

…que la depresión es la segunda enfermedad más frecuente en el mundo?

…que la depresión se presenta con mayor frecuencia en mujeres, y que inicia alrededor de los 20 a los 35 años en la mayoría de los casos?

…que la depresión es una enfermedad tratable y que las personas que la padecen se recuperan en la mayoría de los casos en unas cuantas semanas?

La Depresión es algo más que un simple sentimiento de tristeza o de ánimo decaído. Se trata de una enfermedad que afecta las emociones, el funcionamiento físico, mental y hasta las relaciones interpersonales. Tiene un costo muy elevado en términos de rendimiento, productividad, mayor uso de los sistemas de salud por problemas “médicos” que no se resuelven adecuadamente, en fin. Afecta todas y cada una de las esferas de la persona que la padece. Además, a diferencia de lo que se piensa, la depresión no es simplemente una situación pasajera. Tampoco se trata de un problema de debilidad de carácter, ni de falta de “fuerza de voluntad”. Las personas que la padecen sufren Sufren mucho. Y no es que no “quieran” resolverlo. Mas bien es que no pueden resolverlo. De la misma forma en que una persona no puede quitarse una gripa o una diabetes “echándole ganas”, la depresión tampoco se resuelve de esta manera. Requiere de un tratamiento especializado.

Se estima que en nuestro país, alrededor del 13% de los mexicanos han tenido, tienen o tendrán enfermedad depresiva en algún momento de su vida. Eso significa que tu o una de cada 10 personas que conoces puede ser víctima de esta enfermedad.

La depresión es una enfermedad que se origina a partir de dos grandes factores. En primer lugar, un componente físico, biológico, genéticamente heredado. Suele llamarse la “predisposición” a la depresión. En segundo lugar, un componente psicológico, ambiental, social. Este se identifica más fácilmente como “problemas” o “dificultades” de vida. Así, cuando tenemos la predisposición y aparecen problemas en nuestra vida, se juntan ambos componentes y pueden aparecer los síntomas depresivos. Es importante entender que en todos los casos, existen ambos factores. La dificultad para manejar situaciones emocionalmente difíciles, y un desequilibrio bioquímico cerebral responsable directamente de los síntomas.

¿Cómo se Diagnostica la Depresión?

Identificar la depresión no es cosa sencilla, y por lo tanto no debe hacerse un diagnóstico a la ligera. Es importante visitar a un profesional de la salud, quien te puede orientar para saber si tienes o no enfermedad depresiva. Los criterios acordados internacionalmente por las autoridades en el tema para diagnosticar depresión son los siguientes:

– Estado de ánimo deprimido y/o pérdida del interés en diversas actividades, que dura al menos 2 semanas y que marca un cambio perceptible del estado previo de la persona.

Además, la presencia de varios de los siguientes síntomas, que se dividen en físicos y psicológicos

  • – Alteraciones del dormir. Es decir, la presencia de insomnio durante la noche y/o dificultad para levantarse e integrarse durante el día.
  • – Cambios en el apetito, que pueden incluir variaciones en el peso de la persona. Muchas personas pierden el apetito, mientras que en otras, éste aumenta.
  • – Cansancio o fatiga, que no aparecen por haber tenido actividad física excesiva.
  • – Agitación (aumento de la actividad) o retraso (disminución en la actividad) psicomotriz. Algunas personas se encuentran “aceleradas” mientras otras están “aletargadas”.
  • – Disminución del interés sexual
  • – Dolor físico. Más frecuente en cabeza, cuello o espalda, pero puede ser en cualquier parte.
  • – Problemas digestivos, como estreñimiento, dolor abdominal, gastritis, colitis, mala digestión, etc.
  • – Dificultad para disfrutar de las cosas que antes resultaban placenteras.
  • – Falta de motivación y de “energía vital”.
  • – Llanto fácil, a veces sin motivo aparente.
  • – Pesimismo generalizado.
  • – Dificultad para concentrarse, sensación de “estar en las nubes”.
  • – Dificultad para tomar decisiones, incluso decisiones sencillas como la vestimenta.
  • – Sentimientos de culpa. Uso frecuente de frases como “Es que si yo hubiera hecho…”
  • – Pensamientos de minusvalía, de baja autoestima. Falta de confianza en uno mismo.
  • – Irritabilidad, poca tolerancia, enojo fácil.
  • – Pensamientos de muerte, ideación suicida.

Si tú o alguien a quien quieres presenta algunos de estos síntomas puede haber enfermedad depresiva. Es importante acudir con un psiquiatra, quien es la persona más capacitada para ayudarte a resolver el problema.

De los Tratamientos

En caso de que se haga un diagnóstico positivo, recuerda que la depresión es una enfermedad tratable, y que con un tratamiento adecuado pueden desaparecer los síntomas en unas cuantas semanas. Para el tratamiento, tu médico puede sugerirte el uso de medicamentos antidepresivos, los cuales ayudarán a reequilibrar una sustancia en el cerebro que se llama Serotonina, la responsabl de los síntomas depresivos. Además, puede sugerirte acudir a una psicoterapia cognitiva, el tratamiento de elección para la depresión. Esta consiste en aprender una serie de estrategias y herramientas que te permitirán manejar mejor las situaciones emocionalmente difíciles.

Es importante entender que así como la depresión no inició de un día para otro, tampoco se va a resolver de un día para otro. Los tratamientos suelen ser difíciles porque se requiere de un esfuerzo importante para identificar las causas emocionales y trabajar con ellas. Además, por una gran ignorancia se piensa que los medicamentos antidepresivos son malos, peligrosos o incluso adictivos. Es importante que sepas que no hay nada más alejado de la realidad. Ningún antidepresivo produce adicción. Las aspirinas producen más efectos secundarios que los antidepresivos. Los antidepresivos son medicamentos seguros, y confiables. Es cierto, el medicamento no hará que nuestra vida y nuestra realidad cambien, pero nos permitirá estar en una mejor situación emocional, lo cual puede repercutir en que tomemos mejores decisiones.

Con un tratamiento adecuado, puedes recuperar tu sonrisa, tu tranquilidad, tu bienestar y tu alegría. ¡No dejes pasar más tiempo.

July 26th, 2012 Posteado poradmin Filed in: Depresión, Trastornos Psicológicos

Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home1/alfredo/public_html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273