back

Anorexia

Anorexia nervosa o anorexia nerviosa quiere decir falta de alimentación. Esto es, se trata de personas que disminuyen en forma importante su ingesta de alimento. Es importante entender que no se trata de una falta de apetito. Las personas que tienen anorexia, tienen hambre, tienen “antojo” de comer, pero hacen un gran esfuerzo para no comerlo. Si logran no comer, se genera una sensación muy “satisfactoria” de control y de poder.  La anorexia se presenta principalmente en mujeres jóvenes entre los 15 y los 35 años. Sin embargo, sabemos que también se presenta con relativa frecuencia en hombres. Una de las características más frecuentes de este padecimiento es la preocupación excesiva por la figura corporal y un rechazo importante a subir de peso, aún cuando se encuentren por debajo de su peso sano. El ayuno total o parcial es el principal síntoma de esta enfermedad, por lo que la ingesta disminuida de energía llevará, tarde o temprano, a una baja de peso con la subsecuente desnutrición. Las personas desnutridas pueden sufrir graves consecuencias, que van desde las alteraciones hormonales y los inevitables cambios en el estado de ánimo, hasta la muerte en 15 a 20% de los casos, aún a pesar de los tratamientos. Por ello, la anorexia se considera la enfermedad de más alta mortalidad a nivel mundial dentro del campo de la salud mental.

En muchos casos, el poco alimento que las personas con anorexia comen, va seguido de un sentimiento de culpa tan importante que la mayoría de las veces lleva a la persona a practicar conductas “compensatorias” como vomitar, laxarse, utilizar pastillas para bajar de peso, sobre ejercitarse, etc. para contrarrestar el efecto que pueda tener sobre el peso lo poco que se comen. Esto implica que casi un 70% de las personas con anorexia vomitan, y no debe confundirse ésto con bulimia. La diferencia entre bulimia y anorexia no es el vómito o las conductas compensatorias. Mas bien es que en la bulimia se tienen grandes atracones de comida mientras que en la anorexia, prevalece la ingesta disminuida de alimento.

Finalmente, una de las características más importantes de la anorexia, es que se altera la percepción de la percepción a nivel del propio cuerpo. Esto es, las personas se perciben a si mismas de un tamaño anormalmente grande, o puesto en otras palabras, se ven a si mismas como “gordas” cuando no lo están. Esto no es un problema de vanidad, ni es un capricho, ni lo hacen para que les digamos que “se ven muy bien o muy delgadas”. Se trata de una alteración real de la percepción, por lo que se considera un síntoma muy grave y que genera una gran desesperación, ansiedad y enojo en la persona que lo padece. Lo más difícil, es que no hay forma de convencerles que lo que ellas ven al espejo “no es real”.

Otros síntomas frecuentes incluyen:

  1. ideas, incluso obsesiones, por bajar o por no aumentar de peso
  2. comer cantidades mucho más pequeñas que la mayoría de las personas
  3. estar a dieta una y otra vez con gran sentimiento de ansiedad
  4. perfeccionismo, obsesiones, rigidez e intolerancia
  5. recurrir a la autoagresión para manejar sentimientos de enojo, tristeza, ansiedad, etc.
  6. incapacidad absoluta para comer determinados alimentos
  7. culpa después de comer, especialmente si se comieron alimentos “peligrosos” o “prohibidos”
  8. necesidad de “compensar” el poco alimento ingerido a través de vómito, laxantes, diuréticos, ejercicio, etc.
  9. omitir una o varias comidas (ayuno) después de haber comido algo “prohibido”
  10. baja autoestima y auto devaluación
  11. tristeza y depresión recurrentes
  12. debilidad, cansancio, falta de concentración, baja en el rendimiento
  13. aislacionismo
  14. desmotivación e incapacidad para disfrutar de cosas o situaciones placenteras
  15. necesidad por complacer a los demás y ser aceptado, o rigidez e inflexibilidad
  16. cambios en el deseo y la actividad sexual
  17. ansiedad, nerviosismo, intranquilidad, irritabilidad
  18. historia de abuso psicológico, físico o sexual

 

Es importante mencionar que las personas que padecen de anorexia no siempre tienen claro que están enfermas. De hecho, en muchos casos, niegan que haya un problema, y ven el comer poco como una práctica “sana”. Piensan que si bajan de peso las cosas “mejorarán” o serán más aceptados o más felices. Al ver que esto no sucede, se genera una gran frustración que con frecuencia lleva a multiplicar los esfuerzos para no comer incluyendo el aumento de las mencionadas conductas compensatorias, castigándose como si estuvieran pagando por algo “malo” que hicieron o por los sentimientos de falta de control que tienen consigo mismos, lo cual solamente genera más y más malestar. Aparecen emociones negativas como ansiedad y depresión, las cuales requieren también de evaluación y en muchos casos de tratamiento.

Desafortunadamente, un porcentaje muy alto de personas con anorexia nervosa  nunca reciben tratamiento o reciben un tratamiento inadecuado. Esto aumenta grandemente el riesgo mayor que es el de muerte, además de que pueden presentar complicaciones como consecuencia directa de la enfermedad. Por tal motivo es importante conocer y difundir información sobre esta enfermedad, detectarla en forma temprana y buscar ayuda profesional.

¿Quieres saber si tienes un trastorno de alimentación? Contesta el siguiente cuestionario de evaluación, envíalo y recibirás la respuesta del experto.

July 26th, 2012 Posteado poradmin Filed in: Anorexia, Trastornos Alimenticios

Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home1/alfredo/public_html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273